• ESTIMULACIÓN DEL SISTEMA NERVIOSO Y EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

    Autismo y Trastorno Generalizado del Desarrollo
    Problemas de psicomotrocidad
    Lesiones medulares
    Parálisis Cerebrales
    Enfermedades Degenerativas

    Pide +info
  • DESARROLLO DE LOS ÓRGANOS DEL SISTEMA ENDOCRINO Y DIGESTIVO

    Trastorno Déficit Atención
    Hiperactividad
    Déficit de la Hormona del Crecimiento

    Pide +info
  • INTERACCIÓN SOCIAL

    Autismo
    Asperger
    Prematuridad

    Pide +info
  • DERMIS, SISTEMA MUSCULAR Y ARTICULAR

    Rotura de Ligamentos
    Lesiones Musculares
    Tendinitis

    Pide +info

Los reflejos primitivos son movimientos involuntarios desarrollados hace millones de años, que intervienen en el nacimiento y en los primeros años de vida. Sin ellos no podríamos nacer, y si se mantienen activos después de los 3 años de vida, interfieren en la postura, el equilibrio, la coordinación, y por encima de todo, el aprendizaje.

El Reflejo primario de prensión y Digestión es una estructura situada en la Médular, y tiene la función de controlar los músculos del intestino delgado y grueso. Se desarrolla en la 4 semana de gestación y debería mantenerse poco tiempo activo. Este reflejo se empieza a integrar a los 4 meses después del nacimiento y debería estar totalmente integrado en 28 meses.

El RPD se activa cuando el bebé come. Los músculos del intestino delgado y grueso se empiezan a mover para permitir que la leche materna circule por el sistema digestivo. Los movimientos de los músculos son los movimientos peristálticos primarios y los movimientos de contracción primarios. La leche se desplaza por el tubo digestivo como en un embudo, los movimiento peristáltico primario lo empuja hacia adelante y el movimiento de contracción primario lo contrae longitudinalmente. Si el Reflejo primario de prensión y Digestión se mantiene activo, los movimientos primarios interfieren con los movimientos peristálticos y de Segmentación definitivos produciendo que los intestinos no digieran bien los alimentos.

Los síntomas más característicos cuando hay este reflejo activo son el estreñimiento, dolor abdominal, vientre hinchado, cacas abundantes.